Se ha demostrado que la quinoa puede ofrecer muchos beneficios a las personas que sufren diabetes. Además de ayudar a disminuir la presión sanguínea elevada  y el colesterol alto.

La quinua, o quinoa, es un alimento en grano que  ha sido utilizado desde hace miles de años  en sudamérica. Especialmente en las regiones de los andes montañosos de Perú, Chile, Ecuador y Bolivia.

Este "grano madre", como lo llamaban los Incas, ahora se cultiva y se cocina en muchas regiones de América del Norte, Europa, Australia y otros países.

La quinua es muy nutritiva y su calidad nutricional es comparable a la de la leche entera en polvo.

La calidad de proteínas de la quinua es mayor a la de otros cereales. Por ejemplo, el contenido de lisina es mayor que en el trigo, y el contenido de aminoácidos esenciales es similar al de la caseína.

Tiene altos valores de calcio, magnesio, potasio, manganeso, zinc, cobre, hierro y fósforo. También es baja en sodio y tiene alto contenido de fibra soluble.

Una gran ventaja de la quinua es que es un grano versátil, que se puede utilizar en sopas, guisos, desayunos con cereales, platos al horno, ensaladas, etc.

Aparte de granos, en negocios de comida natural usted puede conseguir harina de quinua, copos de quinua y pasta de quinua.

Quinua y Diabetes

La quinua beneficia a las personas con diabetes de varias maneras.

De acuerdo a un estudio realizado en roedores con una dieta alta en fructosa, la inclusión de la quinua ayudó a reducir sus niveles de azúcar en la sangre hasta en un 10%.

Sus niveles de colesterol total se redujeron en un 26% y hubo una reducción del 11% en los niveles de triglicéridos.

Sin embargo, ya que que las ratas fueron alimentadas con una dieta de alto contenido de fructosa, la quinoa no evitaría los efectos secundarios de esa dieta.

Además, la quinua colabora con el control del apetito, y esto  ayuda a los pacientes diabéticos a bajar de peso.

En un estudio comparativo, se encontró que los granos alternativos (como la quinoa, trigo sarraceno y avena), producen un mayor grado de saciedad que los granos convencionales (como el arroz y el trigo).

En otro estudio con dieta alta en fructosa con roedores, se observó que aquellos alimentados con quinoa fueron capaces de mantener normal la actividad para algunas enzimas, y se redujeron los niveles de malondialdehido, que es un marcador de la degradación oxidativa de la membrana celular.

Las ratas demostraron un aumento en la capacidad antioxidante en corazón, riñón, sangre, páncreas, pulmones y testículos, y una menor oxidación de los lípidos en sangre.

En resumen... algunas de las principales propiedades  que aporta la quínoa :

  • Alto contenido de proteínas. contiene todos los aminoácidos esenciales para formar proteínas completas (por lo general, los alimentos de origen vegetal proporcionan sólo algunos de los 9 aminoácidos esenciales que se necesitan).
  • Alto contenido en fibra. Una taza de quinoa cocida aporta  5 gramos de fibra, cantidad suficiente para reducir la absorción de los carbohidratos en el torrente sanguíneo y ayudar a prevenir los picos de azúcar en sangre después de la comida.
  • Es rica en vitaminas y minerales. Es una buena fuente de nutrientes como las vitaminas del grupo B, folato, vitamina E, manganeso, fósforo, hierro, cobre, zinc, calcio, magnesio y potasio.
  • Tiene el efecto saciante. Por ser  rica en fibra, te ayuda a mantenerte sin deseos de comer por más tiempo.
  • Ayuda a mejorar el control del peso corporal. Al controlar el apetito hace que  comas menos durante el día y te ayuda a la pérdida de peso (el sobrepeso es un problema común entre las personas con diabetes)

Receta con Quinua para diabéticos

Aquí tienes una buena receta que incorpora quinoa:

Quinua - 170 grs

Agua - 240 ml

Caldo de pollo - 240 ml (obtener la variedad baja en sodio)

Aceite de oliva - 2 cucharaditas

Cebolla roja cortada - 160 grs

Comino - ½ cucharadita

Cúrcuma - pizca

Canela - ½ cucharadita

Jengibre molido - una pizca

Hojuelas de Almendras - 25 grs (tostadas)

Pasas de uva - 40 grs

Menta fresca (si es necesario)

Lavar bien la quinoa con abundante agua, coloquela en una cacerola con el agua y con el caldo de pollo y póngala a hervir.

Tape y cocine durante al menos 15 minutos hasta que todo el líquido sea absorbido.

Caliente el aceite de oliva en una sartén, sofría la cebolla y cuando se caramelice añada el comino, la canela, el jengibre y la cúrcuma. Añada las pasas y las almendras.

Añada la quinua y mezcle bien hasta que sienta que el calor atraviese el plato por debajo. Decore con menta si lo desea.

Este plato proporciona 274 calorías, 9 grs de grasa, pero solo 1 gr de grasa saturada, 80 mg de sodio, 38 grs de carbohidratos, 9 grs de proteína y 5 grs fibra dietética.

Un plato  delicioso con sabor al norte de África.  Además ayuda a mantener bajo los niveles de glucosa en la sangre.

Precauciones en el uso de Quinoa

La cáscara del grano de quinua se encuentra cubierto por saponina (un compuesto químico amargo). Esto es ligeramente tóxico y debe ser eliminado antes de consumirla.

Algunos productores utilizan métodos químicos o mecánicos para eliminar la cáscara (y así también la saponina) conservando el contenido de nutrientes. De esa manera, las semillas blancas y libres de pueden utilizarse en la cocina.

También pueden conseguirse granos de quinua prelavada y pre mojados. Aun así, siempre lave los granos antes de su consumo.

La quinua en general no produce ningún tipo de efecto secundario, y es bien tolerada por las personas con diabetes.