En el “Yoga Sutra” se describen tres soportes fundamentales para una buena práctica de yoga. La precisión, La percepción y la integración. Conocidos como “Los tres pilares del yoga”

No importa si eres principiante o si eres un experimentado, tampoco importa el método que se practique. ¿Por qué? Pues, muy simple.

La Precisión, es lo que permite discriminar si la sensación de diferencia que se produce entre los hemisferios del cuerpo, o sea entre la banda derecha e izquierda, o en la cara frontal o posterior, se produce por una mala postura, o sea, que es imprecisa la postura, o porque esa diferencia es inherente a nuestro cuerpo.

Si estamos haciendo asanas (posturas), o estamos haciendo pranayama (ejercicios de respiración) y percibimos esas diferencias. Sentimos que un pulmón se llena más que otro, o un lado de nuestro cuerpo pisa más fuerte que el otro y no tenemos precisión en la postura, ¿cómo podemos corregir esto? ¿De qué forma lo corregimos? O sea, si no hay precisión no sabemos cómo poner nuestro cuerpo en un estado de equilibrio, eso es lo primero.

La percepción nos permite la comunicación correcta del cerebro con cada una de las partes del cuerpo. Si no existe percepción en la práctica, la conciencia sencillamente no profundiza; seguimos trabajando con la vista, o sea corregimos una pierna porque la vemos. Cuando no la vemos, no la podremos corregir porque la comunicación nerviosa entre el sistema sensitivo y motor de la propia región que queremos corregir no está establecida. Esto se potencia con la práctica.

La integración, probablemente el más importante de esos tres pilares, es el que permite que el estado de conciencia cambie, y el asana (postura) madure. No importa que llevemos veinte años practicando, si no hacemos las cosas de esta manera. el estado de conciencia, que es para lo que el yoga está diseñado, no se produce.

En el siguiente vídeo, El Maestro Certificado de Yoga Jose Antonio Cao, explica cuales  son los tres pilares fundamentales en la practica del Yoga para lograr  los resultados que estas buscando.

Potenciando tu vida. Clases de yoga en casa.

Finalmente, el yoga se trata de unión. Nuestra mente, por lo general se mantiene en un estado de separacion, no está en un estado de unidad.  Cuando empezamos a ejecutar las asanas (posiciones) de yoga, y los pranayamas (respiración) nos damos cuenta, que cuando pensamos en el pie, se nos olvida el hombro. Cuando pensamos en el hombro, se nos olvida el pie. Es decir, la mente “salta” del pie al hombro, o del hombro a la pierna, o al vientre, según el foco de atención se mueva. Así es imposible lograr la concentración o sencillamente  la abstracción sensorial, que es pratyahara o meditación.

Es imposible acceder a estados de conciencia de ese tipo si trabajamos con una mente separada.