Posiblemente has escuchado que las harinas integrales son mejores que las harinas refinadas. Pero...

¿Sabes porqué?

Las harinas integrales se obtienen al moler los granos enteros de cereal (trigo, maíz, soja, entre otros), por eso es que conservan TODAS las propiedades nutricionales intactas.

Así aportan al organismo muchos nutrientes que las harinas refinadas no pueden proveer, tales como Vitamina E, Fibra, Ácidos Grasos esenciales y Minerales como potasio, magnesio, hierro y zinc.

Las harinas refinadas o blancas, no aportan estos nutrientes debido a que se obtienen luego de un proceso que separa el salvado y la cáscara de los granos.

Así las harinas blancas aportan gran cantidad de calorías, pero no los otros nutrientes.

Si usted desea encontrar el equilibrio en su alimentación, para alcanzar así la plenitud física, es clave elegir harinas integrales para preparar las comidas.

Principales beneficios de los productos integrales:

  • Son un alimento de bajo índice glucémico. En cambio las harinas blancas producen picos altos de glucosa en la sangre, haciendo que se presenten en la persona ataques de hambre cuando esos picos de azúcar bajan.
  • La energía que aportan dura más tiempo, por eso no se produce tanto aumento de peso como con las harinas blancas.
  • Aportan gran cantidad de fibra, esencial para un buen desempeño del sistema digestivo. Favorecen la evacuación, así mejoran problemas como el tránsito lento.
  • Su absorción por el organismo es más lenta que las harinas blancas, mejorando el metabolismo. Esto resulta beneficioso para las personas diabéticas, ya que logran mantener mejor el equilibrio de azúcar en sangre.
  • No acidifica la sangre.

Ahora... ¿Cuáles harinas integrales conviene elegir?

Podemos elegir según los beneficios particulares de cada una:

  • Harina de trigo: Aporta proteínas, minerales (calcio, magnesio, hierro, selenio y potasio), ácido fólico, vitaminas del complejo B, ácidos grasos y fibra.
  • Harina de Soja: No contiene gluten. Alimento rico en fósforo, vitamina K y B9, calcio, yodo y sodio. Aporta más fibra que la harina integral de trigo.
  • Harina de Arroz: No contiene gluten. Alimento rico en vitaminas A y del grupo B. Contiene todos los aminoácidos esenciales
  • Harina de Maíz: Proporciona gran cantidad de yodo, además de aportar calcio, zinc, potasio, magnesio y vitaminas A y del grupo B.

Resulta claro entonces que las harinas refinadas o blancas SOLO aportan hidratos de carbono a nuestro organismo, que si bien son necesarios para abastecernos de energía, deben estar en cantidad equilibrada con el resto de los nutrientes.

Eligiendo harinas integrales, nos aseguramos de ingerir nutrientes necesarios para mejorar nuestro metabolismo y lograr equilibrio para q

ue nuestros sistemas funcionen correctamente.

Espero que te haya sido de ayuda y pongas en práctica estas recomendaciones.

Informacion brincada por Clave Diabetes